Recupera Fuerza la Destrucción de la Selva Amazónica

Hola Lector!

Sigue abajo una comunica puesta en español día (23/05) en el website chino “http://spanish.news.cn” destacando que fue recuperada la fuerza de destrucción de la Selva Amazónica.

Recupera Fuerza la Destrucción
de la Selva Amazónica

Por Ricardo Bittencourt
23-05-2011 - 09:39:35
Spanish.News.Cn

RIO DE JANEIRO, 22 may (Xinhua) -- La noticia sorprendió esta semana a la mayoría de los brasileños: después de tres años de control, la destrucción de la selva amazónica retomó fuerza y creció 27 por ciento en relación al año anterior.

De acuerdo con los datos de satélite del Instituto Nacional de Investigación Espacial (INPE, en portugués), entre agosto del año pasado y abril de este año fue destruida la vegetación nativa en una extensión de 1.848 kilómetros cuadrados.

Se trata de una cantidad reducida si consideramos que en 2007-2008 habían sido deforestados 5.850 kilómetros cuadrados (km2) en la Amazonia Legal.

La región es constituida por los siete estados de la Región Norte de Brasil (Amazonas, Pará, Amapá, Roraima, Rondonia, Acre y Tocantins) más el estado de Mato Grosso y parte de Maranhao.

En 2008-2009 aquella superficie cayó radicalmente y se limitó a 2.835 km2, y en el año siguiente (2009-2010) se redujo aún más, alcanzando un total de 1.455 km2. Prácticamente, cada año se deforestó la mitad que en el año anterior.

El Ministerio del Medio Ambiente atribuyó esa reducción de las áreas destruidas a la fiscalización más intensa y a la aplicación de multas elevadas a aquellos propietarios o madereros responsables por la deforestación.

Algunos analistas, entre ellos varios economistas, observaron que había una relación entre el precio internacional de los alimentos y el ritmo de la destrucción de áreas selváticas.

De acuerdo con esa hipótesis, los agricultores del área amazónica habían deforestado mucho cuando el precio de las "commodities" agrícolas estaba muy alto, debido a la especulación que precedió a la crisis financiera internacional.

Con la crisis, los precios volvieron a caer, y los hacendados redujeron el ritmo de ampliación de sus cultivos, proceso que se interrumpió nuevamente con el aumento de precios de granos como la soya y el maíz, registrados a partir del año pasado.

Sea como fuere, el gobierno brasileño admitió que no tiene una explicación para ese recrudecimiento.

"Todavía no sabemos lo que está ocurriendo. Esperamos las informaciones de los secretarios (provinciales) del Medio Ambiente y el resultado de las investigaciones de nuestros fiscales", dijo la ministra del Medio Ambiente, Izabella Teixeira.

La ministra advirtió a los productores rurales de la región que, allí donde se compruebe la deforestación ilegal, la producción será confiscada y destinada a los programas sociales del gobierno.

Además, convocó a una reunión urgente a sus colegas de las carteras de Justicia, Defensa y Seguridad Institucional, con los cuales formó una especie de "gabinete de crisis" para acompañar de cerca el problema.

Para los militantes ambientalistas de Greenpeace, el recrudecimiento de la deforestación está vinculado a la tramitación del nuevo Código Forestal, actualmente en discusión en la Cámara de Diputados.

De acuerdo con Nilo D' Avila, coordinador de políticas públicas del movimiento internacional, la posibilidad de que sea incluida en el código una amnistía a los agricultores que destruyeron vegetación en el pasado, estimuló la deforestación.

"La deforestación fue registrada principalmente en áreas privadas, lo que demuestra muy claramente que existe una apuesta en la aprobación de la amnistía", afirmó D'Avila.

Mientras el gobierno apuesta en la represión para contener la destrucción, el diputado federal Aldo Rebello, redactor del nuevo código, asegura que el IBAMA (Instituto Brasileño del Medio Ambiente, subordinado al ministerio) no tiene capacidad para hacerlo.

"Lo que ocurrió en la Amazonia es que hay un órgano responsable por la fiscalización que, lamentablemente, no tiene eficacia para cohibir la deforestación ilegal que ellos saben que ocurre todos los años", afirmó Rebello.

"El IBAMA está más preocupado por multar a los pequeños agricultores, que sobreviven de su trabajo, que por impedir la destrucción de áreas selváticas", acusó el diputado, a pesar de ser formalmente un aliado del gobierno.

Una posición clara de la presidenta Dilma Rousseff, anunciando que (en caso de aprobación parlamentaria) vetará la amnistía a los deforestadores, serviría para neutralizar ese factor, si fuese la causa principal del avance destructivo.

Pero la presidenta no quiere asumir, por ahora, el desgaste político de vetar decisiones del Parlamento que cuentan con el apoyo de la gran mayoría de los agricultores.

Aunque Greenpeace descarta esa posibilidad, no está para nada demostrado que la relación entre deforestación y precio de las "commodities" agrícolas sea falsa.

En apoyo de ella, está el hecho de que la mayor destrucción de selva ocurrió en el estado de Mato Grosso, donde el aumento de la deforestación en relación al año pasado fue de 47 por ciento, mucho más que el promedio regional.

Considerando solamente los meses de marzo y abril, en que fueron deforestados 593 km2 en aquel estado, en comparación al mismo período de 2010 el crecimiento es de 473 por ciento.

Mato Grosso es el segundo estado brasileño en producción nacional de granos, apenas una fracción atrás de Paraná, el principal productor.


Fuente: Website chino http://spanish.news.cn

Comentários

Postagens mais visitadas deste blog

Top 5 - Principais Satélites Brasileiros

Da Sala de Aula para o Espaço

O CLA e Sua Agenda de Lançamentos Até 2022