segunda-feira, 23 de julho de 2018

VENG, Inversiones y Resultados en la Búsqueda del Acceso al Espacio

Hola lector!

A continuación se muestra una interesante noticia publicada día (19/07) en el sitio web "LATAM Satélital", con las inversiones y resultados en la búsqueda del acceso al espacio realizados por la empresa VENG en Argentina.

Duda Falcão

Acceso al Espacio • Destacada • Regulaciones y Políticas

VENG, Inversiones y Resultados en
la Búsqueda del Acceso al Espacio

La empresa argentina lleva invertidos USD 365 millones y 20 años en el desarrollo
del lanzador Tronador. En un contexto de reducción presupuestaria, VENG aún
debe superar muchos desafíos tecnológicos antes de poder
realizar su primer lanzamiento orbital.

LATAM Satelital
19 Julio, 2018


El presente año la empresa estatal argentina VENG S.A. cumple 20 años existencia. Como brazo ejecutor de CONAE en los desarrollos de Acceso al Espacio, VENG se encuentra trabajando en el programa ISCUL (Inyector Satelital de Cargas Útiles Livianas) que comprende el desarrollo de los vehículos Tronador II y Tronador III, con capacidad de lanzar a órbita LEO de 500 km de altura hasta 250 kg y 1000 kg de carga útil respectivamente.

Los primeros anuncios en relación a la empresa nacional de Acceso al Espacio se realizaron en diciembre de 1998. En ese año los medios anunciaban la creación de VENG y estimaban, en función de las declaraciones de los funcionarios públicos, que la inversión necesaria para desarrollar el lanzador nacional estaría comprendida entre los 250 y 300 millones de dólares. La fecha establecida para el primer vuelo era el año 2003. En ese momento, el por entonces director ejecutivo y técnico de la CONAE, Conrado Varotto, había afirmado a un diario porteño que se necesitaban “60 o 70 millones de dólares en efectivo” para la concreción del proyecto en 4 años, mientras que el resto de los fondos esperaba obtenerlo a través de un mecanismo de capitalización con aportes privados.

Luego de algunos años con pocas novedades y poca inversión en las actividades relacionadas con el Acceso al Espacio, en 2007 se produce el inicio efectivo de las actividades de VENG con la firma de los primeros contratos con CONAE. A partir de ese año los ingresos de VENG por contratos o por transferencias del Tesoro Nacional se fueron incrementando y comenzaron a producirse avances en el proyecto ISCUL.

Inversiones Para el Acceso al Espacio

Un análisis de los presupuestos de CONAE y VENG S.A. (llevados a dólares en cotización media anual) permite seguir la evolución de los fondos destinados al programa ISCUL. En una primera etapa que va del año 2001 al año 2006 se observa una escasa inversión de CONAE en el programa. A partir del año 2007, cuando comienzan la actividad efectiva de VENG S.A., el presupuesto crece año a año hasta alcanzar su máximo histórico de 84 millones de dólares (773 millones de pesos) en el año 2015. A partir de 2016 se nota una baja del presupuesto del 13% totalizando 73 millones de dólares (1086 millones de pesos). En 2017 la baja con respecto al año anterior fue del 28% llegando a un valor cercano a los 53 millones de dólares (866 millones de pesos). En 2018, en base a los valores presupuestados y al promedio anual del dólar estimado, la baja interanual será de al menos un 35% lo que deja el presupuesto en 34 millones de dólares (853 millones de pesos).

Valores en dólares calculados a partir de la cotización media anual.
Valores en dólares calculados a partir de la cotización media anual.

El personal de VENG S.A. ha tenido un crecimiento constante desde el año 2007, pasando de los primeros 23 empleados en aquel año a 396 en 2015, estimando terminar  el presente año con 530 colaboradores. Es importante destacar que no todo el plantel de la empresa se encuentra abocado a las actividades propias de desarrollo del lanzador nacional ya que una parte significativa está asignada a las misiones satelitales de la CONAE. A mediados del año 2017, por ejemplo, el 51% del plantel estaba dedicado a trabajar en las misiones SAOCOM-1A y SAOCOM-1B.

Cantidad de empleados a fin de cada año. *
Valor estimado en el Plan de Acción 2018.
CEPI: Centro Espacial Punta Indio CEMB: Centro Espacial
Manuel Belgrano CNEA: Comisión Nacional de Energía
Atómica CETT: Centro Espacial Teófilo Tabanera.

Del cálculo de los presupuestos totales que van del año 2001 al 2018, tanto de CONAE como de VENG S.A., se desprende que las actividades de Acceso al Espacio requirieron el 24% de los fondos, lo que suma un total de 365 millones de dólares invertidos en el programa ISCUL desde su comienzo. En ese período, el presupuesto acumulado de CONAE para otras actividades asciende a más de USD1.100 millones, totalizando USD1.465 millones en el período.

Avances en el Programa ISCUL

Desde el comienzo del programa ISCUL se han logrado cumplir con algunos hitos tecnológicos fundamentales para lograr el desarrollo de un lanzador. En los primeros años se trabajó en la construcción de las plantas de producción de hidracina, monometilhidracina, ácido nítrico y tetróxido de nitrógeno, el banco de pruebas de motores de 4 toneladas en Falda del Cañete y el desarrollo del sistema de navegación, guiado y control. Luego se avanzó sobre desarrollo de los sistemas de estructuras, compuestos para los motores con cámara de combustión ablativa y aviónica, elementos que permitieron realizar las pruebas en vuelo de los vehículos experimentales VEx-A y B y VEx-5A.  Actualmente se está avanzando con los motores regenerativos de etapa inferior de 30 toneladas de empuje, que están siendo ensayados, aunque aún VENG está trabajando en la planta de electrodeposición que servirá para construir las cámaras de combustión de los modelos de vuelo del motor. Otras tecnologías necesarias para hacer posible el vuelo del Tronador III Tecnológico, aún en fase de desarrollo, son los tanques de etapa superior bobinados de material compuesto, los tanques de etapa inferior de aluminio soldados por fricción y las turbobombas que alimentarán los motores de la primera etapa. Estos últimos subsistemas son críticos para lograr situar en órbita un satélite ya que proporcionan el empuje necesario y el peso adecuado al lanzador para lograr tal objetivo. VENG, además, está comenzando a explorar la manufactura aditiva (impresión 3D) para la fabricación de componentes de motores cohete. Estos desafíos tecnológicos aún pendientes evidencian que no será posible cumplir con el plazo estipulado en el Plan de Acción 2018 de VENG para el lanzamiento del Tronador III Tecnológico, previsto para fines de 2019, menos aún en el contexto de reducción presupuestaria que está atravesando tanto la CONAE como su empresa controlada. Para lograr lanzar el primer vehículo orbital argentino también se deberá terminar la construcción del complejo de lanzamiento del Centro Espacial Manuel Belgrano, ubicado en el partido de Coronel Rosales, al que aún le resta mucho trabajo para su finalización.


Fuente: Website  http://latamsatelital.com

Comentario en español: Pues es caro lector, por lo visto el proyecto del vehículo lanzador Tronador argentino va a sufrir retrasos gracias a las dificultades económicas por las que el país enfrenta en el momento. Pero por lo que se puede notar, incluso con esas dificultades el proyecto continúa avanzando y sinceramente creo que por la determinación con que Argentina conduce su programa espacial este vehículo será ciertamente una realidad en los próximos años. Mientras tanto en el país de la cuna espléndida más allá de la novela del VLM-1 (un cohete hoy más alemán que brasileño) se comenta en los bastidores que una empresa genuinamente brasileña ya trabaja legalmente y políticamente para convencer a quien tiene el poder de decisión a alcanzar el deseado acceso al espacio en muy poco tiempo, teniendo como base una tecnología ya disponible y bien probada en el país, pero que prefiero no dar más detalles para así no suministrar las fuerzas contrarias al desarrollo espacial brasileño.

Comentário em português: Pois é caro leitor, pelo visto o projeto do veículo lançador Tronador argentino vai sofrer atrasos graças às dificuldades econômicas pela qual o país enfrenta no momento. Porém pelo que se pode notar, mesmo com essas dificuldades o projeto continua avançando e sinceramente acredito que pela determinação com que a Argentina conduz o seu programa espacial este veículo será certamente uma realidade nos próximos anos. Enquanto isso no país do berço esplendido além da novela do VLM-1 (um foguete hoje mais alemão do que brasileiro) comenta-se nos bastidores que uma empresa genuinamente brasileira já trabalha legalmente e politicamente para convencer a quem tem o poder de decisão a alcançar o desejado acesso ao espaço em muito pouco tempo, tendo como base uma tecnologia já disponível e bem testada no país, mas que prefiro não dar mais detalhes para assim não municiar as forças contrárias ao desenvolvimento espacial brasileiro.

Nenhum comentário:

Postar um comentário