segunda-feira, 20 de abril de 2015

Adiós al Cohete Tsiklon 4, la Última Esperanza del Programa Espacial Ucraniano

Hola lector!

Sigue abajo una noticia puesta día (19/04) en el Blog Español “Eureka” del astrofísico y divulgador científico Daniel Marín, destacando el fim del Projecto Cyclone-4.

Duda Falcão

Adiós al Cohete Tsiklon 4, la Última
Esperanza del Programa Espacial Ucraniano

Daniel Marín
18/04/2015

Ya podemos despedirnos del lanzador Tsiklon 4 (Cyclone 4 en inglés), la gran esperanza de renacimiento del programa espacial ucraniano. El Tsiklon 4 nació el 21 de octubre 2003 como una iniciativa conjunta entre Brasil y Ucrania para lanzar satélites desde el centro espacial brasileño de Alcântara. Sin embargo, Brasil se ha retirado definitivamente del proyecto después de doce años de retrasos continuos e inversiones millonarias. La culpa de este fracaso hay que buscarla en el actual estado desastroso de la política y la economía ucranianas, aunque la crisis económica por la que pasa Brasil y los numerosos problemas que arrastraba el proyecto desde su origen también han ayudado de forma significativa.

Tsiklon 4 (Yuzhnoe).

Según el acuerdo bilateral de 2003 Ucrania debía encargarse de la fabricación de los cohetes Tsiklon 4 y Brasil de las instalaciones terrestres de Alcântara. El acuerdo beneficiaba a ambas partes, ya que Ucrania lograba el acceso a un centro de lanzamiento no relacionado con Rusia y Brasil se hacía con un lanzador espacial relativamente potente a un precio de saldo. A pesar de todo, el acuerdo sufrió muchas críticas por un gran número de expertos que consideraban que con este proyecto se daba un golpe mortal a la incipiente industria de lanzadores espaciales brasileños al mismo tiempo que se apostaba por un cohete que usaba una tecnología obsoleta y combustibles altamente tóxicos.

Maqueta del Tsiklon 4 (ACS).

En 2006 se constituyó la empresa Alcântara Cyclone Space (ACS) para gestionar el proyecto. Por entonces, los primeros lanzamientos del Tsiklon 4 estaban previstos para 2010 o 2011. Desgraciadamente, los costes se han multiplicado de forma excesiva en los últimos años, lo que ha llevado a que las autoridades brasileñas tomen la decisión de retirarse del proyecto. Aunque el gobierno de Brasil no ha cancelado oficialmente el programa, el lamentable estado de las instalaciones de Alcântara no invita al optimismo.

Actualmente Ucrania participa en la construcción de dos lanzadores espaciales, el Zenit y el Antares (también construye parte de la etapa superior del cohete europeo Vega y participa en el mantenimiento de los cohetes/misiles Dnepr). El Zenit se fabrica conjuntamente con Rusia y es lanzado desde Baikonur o desde una plataforma en el océano Pacífico propiedad de Sea Launch, ambos centros de lanzamiento controlados por Rusia. Por su parte, el cohete Antares -que también emplea motores rusos- es propiedad de la empresa estadounidense Orbital y se lanza desde la costa este de EEUU. El Tsiklon 4 era por tanto la última oportunidad de Ucrania de disponer de un lanzador fabricado casi íntegramente en el país.

Algunos cohetes ucranianos (no aparece el Antares) (Yuzhnoe).

El Tsiklon 4 es una versión avanzada del Tsiklon 3, un cohete desarrollado en la época soviética a partir del misil balístico intercontinental R-36 (8K68) dedicado principalmente a lanzar cargas militares desde el cosmódromo ruso de Plesetsk y que fue a su vez creado a partir del misil R-16. Los Tsiklon fueron construidos por la oficina de diseño KB Yuzhnoe (OKB-586) dirigida por Mijaíl Yangel, también encargada del desarrollo de los misiles R-12 y R-14 (protagonistas de la crisis de misiles de Cuba), además de los R-16 y R-36. El R-16 (8K64) era un misil mucho más capaz que el R-7 de Koroliov, lo que se tradujo en un aumento de la popularidad de Yangel dentro de los círculos militares de la URSS. Durante la primera mitad de la década de los 60, el R-16 constituyó la espina dorsal de las fuerzas estratégicas soviéticas. Durante más de cuarenta años de servicio, la URSS y Rusia lanzaron casi 260 cohetes Tsiklon (incluyendo 122 lanzamientos del Tsiklon 3, de los cuales solamente seis fueron fallidos).

Lanzadores Tsiklon 2, Tsiklon 3 y Tsiklon 4 (ALC).

Diseñado por la empresa Yuzhnoe y construido por Yuzhmash en Dnipropetrovsk (Ucrania), el Tsiklon 4 es un lanzador de tres etapas con una longitud de 40,19 metros y una masa al lanzamiento de 191 toneladas. Emplea combustibles hipergólicos en todas sus etapas y, lanzado desde Alcântara, puede situar 5,3 toneladas (5,6 toneladas en una versión mejorada) en órbita baja (LEO) o 1,6 toneladas en una órbita de transferencia geoestacionaria (GTO), es decir, entre un 30% y un 40% más de lo que podía situar en órbita el Tsiklon 3 lanzado desde Plesetsk.

Partes del Tsiklon 4. 1: Cofia; 2: carga útil; 3: adaptador de la carga útil;
4: adaptador de la unidad; 5: tercera etapa; 6: sección interetapa;
7: segunda etapa; 8: primera etapa (ALC).

Las dos primeras etapas del lanzador son similares a las del Tsiklon-3 y el fuselaje está hecho de la aleación de aluminio AMg-6, estándar en la industria aeroespacial soviética. En la primera etapa hace uso de tres motores RD-261 diseñados por la compañía rusa NPO Energomash, aunque Ucrania dispone de un stock importante de estos motores y supuestamente es capaz de construirlos independientemente. Se trata de un motor de dos cámaras de combustión (y dos toberas) con 3032 kN de empuje y 270 segundos de impulso específico (Isp). Los RD-261 se encienden dos segundos después del motor vernier RD-68M, con cuatro cámaras y capacidad de inclinación de +- 41º, que sirve para controlar el giro y actitud del cohete durante el ascenso.

Detalle de la primera etapa de un Tsiklon 3 en Plesetsk (ALC).
Primera etapa del Tsiklon3/4 con tres motores RD-261
y un motor vernier RD-68M (ALC).
Conjuntos de motores vernier del Tsiklon 4 (ALC).
Motor RD-261 de la primera etapa (ACS).

La segunda etapa incorpora también un motor de Energomash, el RD-262 (de 941 kN de empuje y 318 segundos de Isp), de dos cámaras y otro vernier de cuatro cámaras (RD-69M). La separación de la primera etapa y la segunda es del tipo ‘semicaliente’, es decir, primero se encienden los vernier de la segunda etapa, luego se produce la separación y entonces comienza la ignición del RD-262. La tercera etapa superior cuenta con un motor RD-861K, con capacidad para varios encendidos, así como nuevos sistemas de control. Puede usar dos tipos de cofias, la Tipo 00 de 8,59 metros de largo, y la Tipo 01, de 9,59 metros.

Motor RD-262 de la segunda etapa (ACS).
Motores vernier de la segunda etapa (ACS).
Cofia del Tsiklon 4, de nuevo diseño (ACS).
Pruebas de la cofia del Tsiklon 4 (ACS).
Características del Tsiklon 4 (ACS).

Tras muchos años de retrasos y niveles de inversión inadecuados, los trabajos en las instalaciones de lanzamiento progresaron rápidamente durante el periodo de 2012 a 2014. Finalmente, el primer lanzamiento del Tsiklon 4, retrasado innumerables veces, parecía que tendría lugar de forma inevitable durante el primer semestre de este año. Pero la realidad es que todavía queda mucho trabajo por hacer en la rampa de lanzamiento -algunas fuentes dicen que hasta el 50% de las infraestructuras no están listas- y, por si fuera poco, la parte ucraniana no ha terminado de construir el primer lote de cohetes para el proyecto. Para terminar de empeorar las cosas, la crisis política en Ucrania ha empañado el nivel de cooperación entre ambos gobiernos, motivo por el cual la administración de Dilma Roussef está determinada a cancelar el proyecto (aparentemente para no enturbiar sus relaciones con Rusia).

Rampa de lanzamiento del Tsiklon 4 en Alcantara (ACS).
Detalle del sistema erector y la rampa (ACS).
Instalaciones de lanzamiento en Alcantara (ACS).
Mapa de Alcantara (ACS).
Construcción de las instalaciones de lanzamiento en Alcantara (ACS).
Construcción de las instalaciones de lanzamiento en Alcantara (ACS).

Vídeo en el que se aprecia el estado de las instalaciones de lanzamiento del Tsiklon 4:


La cancelación del proyecto Tsiklon 4 supone la culminación de una desastrosa gestión por parte de ambos países. Pese a haber invertido millones de dólares durante más de una década, Brasil se queda sin un lanzador espacial mediano, un dinero que podría haber gastado de forma más provechosa en sus sistemas de lanzamiento propios. Para Ucrania la cancelación supone un desastre de mayores dimensiones. Puede que no económicas -el país apenas se ha gastado una fracción del dinero que ha invertido Brasil-, pero sí estratégicas. Ucrania dice así adiós a su última oportunidad de tener un lanzador propio desde un centro de lanzamiento sin relaciones con Rusia.


Fuente: Blog español Eureka - http://danielmarin.naukas.com/

Comentário: Bom leitor está aí mais uma visão estrangeira desse desatino. Agradecemos publicamente ao leitor Jose Ildefonso pelo envio deste artigo.

Nenhum comentário:

Postar um comentário